PASAN COSAS QUE NO PASABAN

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Viernes, 15.03.19

Europa está convulsa y confusa, en América cristaliza un nuevo proyecto de libertad

EN Europa proliferan los focos de crisis. Desde el caos del Brexit a la agonía de la coalición alemana y el hundimiento de sus expectativas económicas, desde la incógnita italiana, al fiasco Macron en Francia y la terrible posibilidad de que España legitime en elecciones a un gobierno de la izquierda radical con golpistas enemigos del Estado. Mientras, en toda América pasan cosas apasionantes. Algunas son trágicas. Como las riadas de muertes por hambre, debilidad, enfermedades y crimen en Venezuela que se prolonga, tras conseguir el dictador Nicolás Maduro, con ayuda de cómplices y socios en Europa, Rusia y China, impedir una acción coordinada para el cambio de régimen. El Gobierno español ha ayudado como pocos a salvaguardar a la dictadura. Es su vergüenza y la nuestra. Lamentable es también la rápida deriva de México con AMLO a la comisión de todas las mismas locuras y ridiculeces económicas y políticas marcadas por ideología indocumentada que llevaron a Venezuela a hundirse en el caos, el crimen y el hambre.
Muy ilustrativa es una viñeta en la que se ve a un Castro que deja tirada la vaca muerta de Venezuela y se dirige a la aun saludable vaca mexicana a sacarle la sangre a ella. Cuba como el eterno parásito y el mayor exportador de veneno ideológico y criminal. Entre las mejores cosas que pasan en América está la creciente conciencia de que hay que acabar de una vez por todas con ese foco infeccioso. Soberbio fue el discurso de Donald Trump en Florida con su visión de un hemisferio americano libre del terror y del socialismo que impide el desarrollo en seguridad de tantos países al sur del Río Grande. Venezuela, Nicaragua y Cuba podrían ser como los más prósperos rincones de EE.UU. de tener libertad. Lo dijo Trump, lo ratificó Mike Pompeo. Hay planes para ayudar por fin a los cubanos a acabar con la dictadura. No se ha intentado desde 1963.
En Europa parece prohibido decir nada positivo sobre Trump. Como es el caso en Nueva York o California, los dos epicentros de la histeria izquierdista norteamericana. O algunos rincones de Washington. En España, fuera de las habituales dosis de insultos hacia su persona y su familia y los grotescos y manidos vaticinios sobre su caída, los medios, los periodistas y analistas apenas encuentran nada de interés que decir sobre el presidente. No solo es el inmenso éxito de la política económica de Trump que ha generado en EE.UU. un ambiente de confianza económica desconocido desde hace décadas. Los sesudos analistas españoles lo ocultan, salvo excepciones como Daniel Lacalle y alguno más. No solo que ha logrado bajar el índice de paro a un 3,8% también apenas recordado o que las cifras de empleo de minorías como negros e hispanos estén en un máximo histórico.
La gran política del presidente mueve a un tiempo muchas teclas en el escenario internacional, desde Corea del Norte, donde aprieta si el sátrapa coreano está terco, a China con quien habrá un acuerdo mejor para EE.UU. Los europeos, cobardes siempre en el reto, que tanto le criticaron por su «insensatez» que podía traer una guerra comercial terrible, están rumiando ya pasos muy similares. El déficit creció sí, pero los nuevos acuerdos cambiarán el tablero como nada en décadas. Aquí se acercan unas elecciones europeas en las que las fuerzas que desafíen a la socialdemocracia omnipresente van a irrumpir con inmensa fuerza. En América, Trump, el brasileño Bolsonaro, el colombiano Iván Duque y otros desmarcados del socialismo como Lenin Moreno, se aprestan a forjar una gran coalición por la libertad americana que irá a por Cuba. Pasan cosas que no pasaban.

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

TODO EN EL AIRE

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Miércoles, 13.03.19

La salvaguarda para evitar la frontera a través de la isla de Irlanda despierta recelos insuperables en Londres

Otra vez ha llegado Theresa May a Westminster con una propuesta de acuerdo con Bruselas para el divorcio del Brexit y otra vez se lo ha tirado por la borda una gran mayoría. No ha sido tan brutal como el 432 a 202 de hace unas semanas, pero la derrota de ayer, 391 a 242, tampoco es menor. La tierra ignota de la salida de la UE se ha revelado un infierno político en el que se sufre toda la sociedad británica bajo una clase política desarbolada por las dificultades de cuadrar este círculo. Y en el centro de ese infierno una gran pira en la que arde desde hace muchos meses ya un gobierno conservador y su jefa, esta con inmenso aguante pero poco éxito y menos suerte.
Quedan apenas 17 días para la fecha en que está prevista la salida y no hay marco legal para la misma. La salvaguarda para evitar la frontera a través de la isla de Irlanda despierta recelos insuperables en Londres sobre la posible hipoteca de la soberanía británica.
May anunció que hoy pondrá a votación la salida sin acuerdo en la cámara. Si vota en contra afrontará una extensión. El líder laborista pidió una vez más elecciones generales. Aunque nadie quiera creer que sea inevitable el caos de una salida sin acuerdo, lo cierto es que el escenario de un caos resultante es uno de los posibles. Hay otros. Como las elecciones generales o ese nuevo referéndum con el que sueñan los más militares de los adversarios del Brexit. Quizás sin razón, porque solo en la prensa y la política continentales hay convicción de que un nuevo referéndum traería un resultado favorable a la permanencia. Y que los británicos asustados ante las dificultades del Brexit iban a arrepentirse y regresar humildes y solícitos al seno de la UE.
Nadie puede excluir que se reafirmara la opinión de que la mejor suerte del Reino Unido está fuera de una UE que algunos como Emmanuel Macron quieren hacer aún más centralizada y regulada. Lo cierto es que todo sigue en el aire.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

CUENTOS QUE SE PAGAN

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Martes, 12.03.19

La mentira del 11-M, como la antifranquista, amordaza a los españoles

TODOS saben que es mentira. Que no fueron un puñado de camellos confidentes de la Policía los que cambiaron radicalmente la historia de España el 11 de marzo de 2004. Todos saben que no eran ocho «pirados» marroquíes con unos cuantos desgarramantas de la pequeña delincuencia los que coordinaron en la perfección una cadena de atentados que tenían que helar el corazón y lo hicieron de una nación milenaria como la española. Unos chorizos descerebrados no ejecutan con ese virtuosismo de organización y desarrollo un atentado perfecto en su terrorífica eficacia. Toda España sabe que es mentira. Pero no se dice.
Porque, quince años después, si hay algo firme en España es el tabú oficial que condena radicalmente todo cuestionamiento de la versión más inverosímil sobre el 11-M que es la oficial. Por lo que firme es aun hoy la voluntad de destruir profesional y personalmente a quien diga lo que todos saben: que se quiso cambiar la historia de España con aquella matanza y que se consiguió. Que se quiso hacer volver a España a la senda de la división, la debilidad exterior e interior y el fracaso político y se logró. Que se decidió crear de forma traumática unas condiciones para acabar con el régimen constitucional de la Transición de 1978 y la Reconciliación Nacional y se hizo. Desde entonces todo ha ido en la misma dirección. Mariano Rajoy obtuvo una
mayoría absoluta para impedirlo. Pero esa historia de abismal cobardía y fracaso es otro cantar.
Hoy vemos triunfar posiciones políticas y personales de quienes no habrían sido nada ni nadie sin aquello. Vemos el bienestar material de muchos que sin el 11-M habrían sido menos que nada en sus partidos, academias, facultades y garitos diversos. Si Zapatero pierde aquellas elecciones habría acabado probablemente de abogado en el turno de oficio en León y no de agente internacional del narcotirano Nicolás Maduro con gran casoplón ya en Aravaca. Sin Zapatero, Cataluña no habría delirado de la forma en que lo hizo cuando se le dijo que las leyes no importaban. Ternera estaría en la cárcel, ETA no compartiría con el PNV el maná tributario del Concierto y sin las campañas de revancha la guerra civil no habría estallado en tantos corazones y cabezas y el odio no se habría desparramado por las calles de las ciudades españolas. Al menos no tan brutalmente. Sin Zapatero, no habría un partido leninista de 70 diputados, ni Pablo Iglesias tendría mansión en la Navata. Pedro Sánchez estaría, lógicamente, en el paro de larga duración. Los partidos terroristas estarían ilegalizados y no podrían ser socios del gobierno.
Ayer, el ministro del interior, Fernando Grande-Marlaska, felicitaba en la radio, quince años después, a las fuerzas de seguridad por su investigación del atentado del 11-M. Dice que «llegó hasta el fondo». «Sustancialmente se sabe toda la verdad sobre los atentados del 11-M». Quien tenga dudas al respecto es un Villarejo que solo merece desprecio. La inmensa mayoría de los periodistas han asumido esa versión. No están los tiempos para audacias. Políticos y medios toman por imbécil a la ciudadanía. Grande-Marlaska, un juez respetable hasta que entró al gabinete de los horrores, está feliz con la investigación del 11-M. Como el juez Bermúdez en cuanto supo de su propio éxito. Y toda la tropa del consenso aplaude esta inmensa farsa que solo genera falsedad. Porque el 11-M es la otra gran traición de los españoles a su convicción con la mentira antifranquista. Esa que reza que los españoles eran demócratas reprimidos por Franco y tres curas y tres militares. Y la izquierda era la resistencia demócrata y civilizada. Y que la república fue decente y además funcionó. En fin, cuentos que se pagan.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

POGROMO CONTRA EL CONSTITUCIONALISMO

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Domingo, 10.03.19

El secuestro del 8M anuncia una campaña sin escrúpulos del sanchismo

LA imagen de esas mujeres detrás de la pancarta es lo que quería Pedro Sánchez. Quería mucha imagen para la campaña y la tendrá. Aunque quizás no todas le sean útiles para prolongar su cabalgada sobre el tigre enloquecido. Hay imágenes que le servirán. Pero otras son un regalo para la campaña de los partidos constitucionalistas. La inmensa mayoría de las mujeres de España no se identifica con el alarde de zafiedad y mentiras, exageraciones, histeria, agresión, insulto y desprecio al prójimo. Hay imágenes nauseabundas que generarán mucho rechazo. El Día de la Mujer Trabajadora fue secuestrado de antemano por una apuesta totalitaria y su manifiesto lo dejaba claro. Hicieron bien en no ir quienes no fueron e hicieron el ridículo quienes pretendían que iban a un acto en defensa de la igualdad de derechos. Porque acudieron a la apertura de la campaña del Gobierno contra la España constitucional.
Las manifestaciones comenzaron ya con insultos y se degradaron en el delirio hasta convertirse en el gran amago de un pogromo contra la oposición constitucionalista. «¡Abajo el fascismo, arriba el feminismo! ¡Frente a Colón somos legión! ¡Dónde están, no se ven, las banderas del PP». Allí estaba Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno del Reino de España, gritando «abajo el fascismo» en coro con otras señoras de mediana edad. Allí estaban la básica Adriana Lastra y otras en griterío adolescente tan zafio y romo como el de las bandas agresivas de extremistas en marchas con insultos, agresiones verbales y algunos ataques a sedes de partidos como masivas intimidaciones a discrepantes. Destacaba junto a la vicepresidenta una rubia grandullona que saltaba, gritaba y palmoteaba más que el resto. Fue identificada como la señora Begoña Gómez de Sánchez, la del Falcón y los palacetes, la aprendiz de reina, la de los viajes impertinentes e inexplicables, la de la nómina secreta en el Instituto de Empresa –qué vergüenza, señores–, la de las dietas y facturas secretas. ¡Abajo el fascismo!, gritaba. Sonaba a ¡Yo me quedo! ¡Fascismo, fascismo!
Esta desvergonzada operación con el uso y abuso de todos los medios del poder convertía el 8M en la respuesta a la manifestación de Colón. Y se hizo. Es el comienzo de una campaña para acosar a «las derechas» como «fascistas». Dirigida desde Moncloa con la implicación masiva de todo el «Frente Popular» con comunistas, separatistas y demás fuerzas enemigas de la monarquía y la democracia y la unidad nacional. Contará con todo el aparato mediático y propagandístico en manos de la izquierda. Esto acaba de empezar. Con terminología propia de la guerra civil para plantear las elecciones de abril como la revancha de la Batalla del Ebro. Nadie excluya que haya violencia y no solo en Cataluña. Porque el poder ha descalificado a la oposición hasta criminalizarla y las huestes izquierdistas más descerebradas están desinhibidas por ese «macarrismo gubernamental». Y sin embargo, puede que toda esta peligrosa y odiosa operación les salga mal a Sánchez y las chicas de la pancarta.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

MUGRIENTA CHATARRA IDEOLÓGICA

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Viernes, 08.03.19

Ningún liberal sale a la calle por un manifiesto totalitario

LA política es el arte de lo posible, dicen. Pero no todo es posible y menos conveniente. Como estar en varios sitios a la vez y decir lo uno y lo contrario. No es por Pedro Sánchez que es mero campeón de la falsedad y la mentira. Él está donde está. Preocupan otros. Por ejemplo los que anuncian hace cuatro días un programa de «feminismo liberal» –sepa Judas qué es eso– y marchan hoy junto a las peores bandas totalitarias y partidos extremistas en favor de un manifiesto de chatarra ideológica mugrienta que por su ridículo radicalismo avergonzaría hasta a comunistas de épocas intelectualmente más aseadas. La manifestación feminista de hoy no tendría más importancia que cualquier acto de propaganda de la izquierda española si no se hubieran sumado a ella otras fuerzas que una vez más son esclavos morales e ideológicos de la hegemonía cultural neomarxista.
Desde hace ya mucho la izquierda es incapaz de ofrecer proyectos alternativos de creación de riqueza y bienestar y desarrollo económico. Vive de las banderas excluyentes de combate en la coacción e intimidación social que son el feminismo, el animalismo, el ecologismo radical, la guerra contra el comercio, el odio al empresariado, el homosexualismo o la ideología de género y demás. Es algo tan transparente que quienes dicen no participar en proyectos colectivistas, igualitaristas y por tanto antiliberales no tienen excusa. Porque alimenta sospechas de obediencias no declaradas y de dependencias similares a la que los comunistas de Podemos con sus financiadores extranjeros.
España está a punto de librar una batalla decisiva en la que va a sentenciarse si los españoles reaccionan y salvan a la nación y la democracia de un asalto que comenzó ahora hace tres lustros o triunfa un Frente Popular que pretende un cambio de régimen y el fin de la continuidad histórica de la nación española. En estas circunstancias, las incongruencias y frivolidades de algunos son tan peligrosas como las amenazas de los enemigos de la constitución, la nación y la libertad. Quienes hoy se manifiestan no lo hacen por los derechos de la mujer sino por cosas como no ocultan. «Contra el extractivismo, las empresas transnacionales, y los tratados de libre comercio; contra las viejas y nuevas formas de explotación. Porque somos antirracistas estamos contra la ley de extranjería y los muros (…); porque somos antimilitaristas estamos contra las guerras (…); contra los Estados autoritarios y represores que imponen leyes mordaza y criminalizan la protesta y la resistencia feminista».
La letanía de lemas majaderos del marxismo clásico da pereza: «Para romper con las fronteras, el racismo y la xenofobia (…) Para que ninguna mujer tenga que migrar forzada por las políticas coloniales, neoliberales y racistas del Norte Global, que producen situaciones económicas, bélicas, sociales y ambientales insostenibles (…) Plantamos cara al orden patriarcal, racista, colonizador, capitalista y depredador con el medio ambiente. Somos un movimiento internacional diverso que planta cara al orden patriarcal, racista, colonizador, capitalista. (…) Nos preceden las mujeres (..) que combatieron al colonialismo, las que trajeron la II República, las que lucharon en la Guerra Civil, y contra la Dictadura franquista».
En las próximas elecciones nos jugamos la existencia de España. Debiera estar claro. Hay fuerzas decididas a destruir la nación, la democracia y la monarquía. Y otras, que por conservar el poder son capaces de todo, también de colaborar con aquellas en la voladura. Para hacerles frente conviene tener muy claros los conceptos que manejan los partidos que concurren. A España, su monarquía y su democracia no la va a salvar nadie dispuesto a desfilar con los enemigos de la libertad que han escrito ese siniestro manifiesto.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

ANTISEMITAS Y TOTALITARIOS

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Miércoles, 06.03.19

La radicalización del Partido Demócrata amenaza con dinamitarlo

Estalla la guerra civil en el Partido Demócrata. La espiral de radicalización ideológica que Hillary Clinton y sus grupos multiculturales fomentaron en los pasados años ha generado una marea izquierdista que ya ha llegado a Washington. Llega con banderas que van desde el feminismo y el animalismo al culto al LGTBismo o la violencia. Pero una muy destacada que nunca falta en ambientes totalitarios: la del antisemitismo. Como en los partidos de izquierda en Europa, el llamado «antisionismo» ha dado vía a la abierta judeofobia y antisemitismo. En Reino Unido ya amenaza con destruir el Partido Laborista con numerosas deserciones.
En EE.UU., con Ilhan Omar y Alexandria Ocasio-Cortez a la Casa de Representantes el pasado otoño entraban dos perfectas representantes de la radicalidad etnicista antioccidental de la nueva izquierda formada en la histeria de la corrección política neomarxista. Que es la brutal revolución cultural que conquistó desde las universidades el control del discurso de las elites urbanas y mediáticas. Ambas furiosas enemigas de Israel, una musulmana de Minnesota y la otra neoyorquina de origen puertorriqueño. El problema está en que la inmensa mayoría de los judíos norteamericanos, entre el 70 y el 80% en las presidenciales, son votantes demócratas. A Trump, pese a una política proisraelí como pocas, solo le apoyó el 24% del votante judío.
Omar ha tardado poco en salir en defensa del terrorismo palestino. Eso queda como feo. Tanto que la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi y el jefe de la mayoría han lanzado una iniciativa de apoyo a Israel para intentar calmar los ánimos de sus votantes judíos. Pero Ocasio-Cortez, frenética ultraizquierdista, ha salido en socorro de Omar y dice que ya está bien de proteger a los judíos. Mal asunto para el Partido Demócrata. Y otra buena noticia para Trump después de que la declaración jurada del abogado Michael Cohen quedara en lamentable «gatillazo» para los que esperaban pruebas de terribles crímenes y conexiones con sicarios de Putin y hasta con Rasputín. Pues no las tiene. Pero tranquilos, los medios allí y aquí seguirán con su letanía de «Trump contra las cuerdas».

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

LA RATA DE BENSHEIM

Por HERMANN TERTSCH
ABC  Martes, 05.03.19

La falta de noción de la fragilidad de la vida humana produce monstruos

HACE unos días pasó algo en Bensheim. Eso ya sería noticia en tan idílica como tediosa localidad del estado alemán de Hesse. Cualquier suceso allí es un acontecimiento. Pero esto fue lo nunca visto. Y trajo la fama efímera con imágenes que dieron la vuelta al mundo. Una dotación de siete bomberos y un veterinario paralizó la ciudad para salvar la vida a una rata. Todo documentado con vídeo. Se había cebado tanto que quedó enganchada en un respiradero de una tapa de alcantarilla a ras de calzada. Boqueaba la rata gorda, ni palante ni patrás. Hubo multitud de testigos emocionados con el salvamento de la rata. Daban gracias al cielo de que se llegara a tiempo. Podía haber sido atropellada. Imaginen, habría muerto. O haber sufrido hasta morir de sed o hambre. Podía haber corrido la suerte de un niño venezolano. Habría sido insoportable. La rata fue liberada y pronto los dueños de locales y almacenes pagarán por matar a sus descendientes.
Sí, la vida en Bensheim, tiene un antes y un después de aquel instante en el que se paró hasta el tiempo para salvar la vida de esa rata sin nombre. Con lo caro que se paga matarlas. Por los daños que generan y la plaga que suponen. Es parte de la cultura universal el cuento de Hamelín en la Baja Sajonia, no lejos de Bensheim, donde un flautista en el medievo se enfadó, porque el pueblo no quería pagarle su eficaz desratización. Y se llevó, como a las ratas, seducidos por la flauta, a todos los niños de la ciudad. Hoy el cuento se habría inventado al revés. No hay niño nato o no nato que conmueva como la rata de Bensheim. Políticos de la izquierda occidental, no de los jemeres rojos, dicen que la mujer tiene el derecho a interrumpir su embarazo hasta el día del parto. ¿Por qué no después? Y que si en la propia extracción el niño no muere, se le puede dejar morir allí mismo. Si alguien propone dejar morir a la rata, lo linchan. Porque necesitamos desparramar los sentimientos pero siempre en el cauce que los amos del discurso ideológico nos dicten.
Es un dicho viejo que las generaciones que no conocen la guerra entran en confusión total de prioridades y por falta de miedo a morir no saben vivir. Porque en la percepción de seguridad garantizada pierden la noción del valor real de las cosas. Dejan de jerarquizar y entender. El resultado es el desorden, la confusión y el caos. Hasta que la guerra restablece la lógica implacable de los valores que reflejan la relación permanente del humano vivo con su muerte. Lo cierto es que en siglos pasados generaciones que no conocieran la guerra había muy pocas. Y todos, desde los más doctos y eruditos a los más brutos y sencillos percibían de una forma u otra la gravedad y fragilidad de la existencia. Hoy resulta todo esto mucho más complicado. Escolares lloran contra el fin del mundo por el cambio climático y harían cualquier cosa contra quienes sus adoctrinadores vilmente señalan como «negacionistas». Véase Trump. Se desprecia a humanos como para permitir que mueran miles de niños y ancianos en Venezuela porque no reciben medicinas y alimentos que están a pocos kilómetros. Y grupos de jóvenes acuden a los mataderos a consolar a animales por sacrificar para carne, mientras pisan muñecos de humanos en demanda del derecho de mamá de matar al hermano que no viene bien. La guerra es monstruosa. Ignorar el hecho de que existe y la gravedad, profundidad y fragilidad de la vida humana genera necios y monstruos.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario